Siguenos en Facebook Twitter Instagram Google+
Ir al carrito

Carrito: 0,00 €

BLOG

Tapestry crochet

04-07-2018

Técnica: Crochet



El tapestry crochet es una técnica que permite tejer dibujos en crochet con varios colores. Aunque no lo parezca el procedimiento es bastante simple si tenemos cuidado con 3 o 4 puntos claves.





Para tejer de esta forma solo necesitas saber hacer punto bajo, aunque también se puede utilizar el punto medio. El tejido resultante tiene siempre un derecho y un revés, por eso se teje en redondo. Generalmente se usa para hacer bolsos, estuches, fundas, neceseres… Por lo tanto trabajaremos en espiral, ya que no podemos tejer filas de ida y vuelta.


A la hora de crear diseños hay que tener en cuenta que en crochet los puntos que vamos haciendo encima de los anteriores no quedan rectos unos sobre otros, sino que se inclinan hacia la derecha:



Por ello diseños cuadriculados de este tipo no van a mantener la forma una vez trasladados al tejido.


Al trabajar con varios colores tendremos que ir arrastrando por detrás los que no usemos en ese momento. Para esto, cada vez que introducimos el ganchillo para hacer un punto bajo, lo haremos por debajo de las hebras que hay que arrastrar, cogeremos hebra y haremos la lazada rodeando esas hebras.


      


Solo necesitas saber hacer dos cosas más. La primera es aprender a cambiar de color mientras tejes y la segunda es trabajar en espiral.


Trabajar en espiral es muy fácil. Solo tienes que marcar el primer punto de cada fila con un marcador y cuando llegues al final de esa vuelta no cierres la fila con punto deslizado sino que el primer punto de la segunda fila irá encima del primero de la fila anterior. Así siempre. Es muy importante que marques el primer punto de cada fila porque es la única manera de saber dónde empieza.




Para los cambios de color es fundamental entender cuál es el momento para integrar el color siguiente. Para entenderlo explicaremos como tejer este patrón sencillo:


 

Tras haber realizado dos o tres filas en blanco llegamos al dibujo. En la primera fila toca hacer un solo punto rojo, la punta inferior del corazón. El punto blanco inmediatamente anterior lo cerraremos en color rojo en lugar de blanco. Cuando decimos cerrar el punto quiere decir que será la última lazada la que haremos con el color nuevo. En este caso es muy fácil porque al estar trabajando en puntos bajos solo existe una lazada, pero si trabajásemos en puntos altos y quisiéramos cambiar de color esperaríamos a la última lazada para integrar el nuevo color. Podéis ver un video de esto último donde se hace un cambio de color en punto alto.

 

De esa forma preparamos el color siguiente. El punto en rojo lo haremos en rojo pero cerrado en blanco porque el siguiente punto vuelve a ser blanco. Los colores que no vamos usando se van arrastrando y escondiendo a medida que tejemos, para que el revés quede perfecto. Seguimos tejiendo en blanco y arrastrando el color rojo hasta llegar a la segunda fila en rojo. En esta ocasión tenemos que hacer dos puntos en este color. Igual que antes cerramos el último punto blanco con color rojo. El primer punto en rojo va tejido justo sobre el punto rojo de la fila anterior y nos quedará desplazado hacia la derecha. Hacemos este primer  punto rojo normal y el siguiente lo cerraremos en blanco, para seguir con la fila en blanco hasta el final. Para hacer las siguientes filas haremos exactamente el mismo procedimiento, pero añadiendo siempre un punto más a la izquierda. Para tejer la quinta fila (la que tiene un punto blanco en mitad de los rojos) cerraremos el segundo punto rojo con color blanco. El punto blanco a continuación lo volveremos a cerrar con color rojo. Después volvemos a hacer 2 puntos rojos (el primero normal y el segundo cerrado en blanco). Si os dais cuenta lo que hacemos siempre es cerrar el punto inmediatamente anterior de un cambio de color con el color nuevo para prepararlo.


Otro de los puntos a tener en cuenta es que al trabajar con varias hebras de diferentes colores e ir alternándolas se van enrollando y hay que ir desliando de vez en cuando para evitar que se enrollen y se hagan nudos. Sobretodo cuando trabajamos con 3 o 4 colores, veremos que se van enrollando con más frecuencia. Es mejor tomarse la molestia cada cierto rato de ir desenrollando que no dejar que el enredo sea mayor.


Por último, hay que controlar que la tensión al tejer siempre sea la misma. Al principio cuesta porque tendemos a apretar más cuando trabajamos con más colores pensando que al tener más grosor el punto quedará más ancho pero lo cierto es que se debe mantener la misma tensión que cuando trabajamos con un solo color. Yo recomiendo no apretar demasiado y hacer varias pruebas con tejidos pequeños hasta que veamos que le hemos cogido el punto de tensión adecuado. Podemos hacer fundas para móvil y cosas así antes de hacer un bolso.


Con estos consejos espero que os lancéis a probar esta técnica con la que se pueden conseguir cosas realmente muy bonitas. En la siguiente entrada enseñaremos como hacer una mochila estilo wayuu para las que ya tenéis más práctica con el tapestry crochet.


No olvidéis registraros para poder comentar y preguntar dudas! Nos vemos en la siguiente entrada!

 

 

Jennifer.

 

La Borda del Crochet.

 

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR...
COMENTARIOS

Queda abierto el hilo de comentarios en esta entrada.

Regístrate para poder comentar en el Blog.

Blog - Tapestry crochet | La Borda del Crochet

CONTACTO